Dos tambos de la Plata (terreno 2019)

El terreno 2019 de Redes Andinas se realizó durante el último trimestre, en plena temporada de tormentas políticas en Bolivia y Chile. En efecto, estábamos con los pies en un sondeo arqueológico, en el bofedal de Cosapa, cuando un amigo limeño nos avisó por teléfono que, en La Paz, Evo acababa de renunciar. Al día siguiente, en la confusión, un compañero viajó a La Paz para defender la revolución… Algo atontados, los otros, nos quedamos preguntándonos y discutiendo, día tras día, acerca de los andares de la democracia en los países andinos… Cobijados en la frontera, con un pie en cada país, pudimos llevar a cabo nuestros objetivos científicos, entre huelgas y bloqueos de carretera, gracias al apoyo de las comunidades de Cosapa y Guallatire, ademas de varias personas que nos orientaron en buen camino.

Después de un primer terreno en 2018 dedicado a la prospección de antiguos caminos troperos y lugares asociados, el terreno de 2019 centró la investigación en dos sitios arqueológicos correspondientes a antiguos tambos de la Ruta de la Plata de Potosí. Estos dos tambos constituían dos etapas, separadas por tres días de caminata, a lo largo de un mismo itinerario. Hoy día, uno se encuentra en Bolivia y el otro en Chile , en la cuenca del rio Lauca. En ambos sitios, se realizaron topografías y sondeos arqueológicos, para caracterizar el uso de los tambos, además de las actividades que se realizaron en ellos a través del tiempo.

El primer sitio se encuentra en un lugar llamado Changamoqo, en medio de un extenso bofedal al pie de un cerro de forma cónica truncada, casi perfecta. En Changamoqo los vestigios de arquitectura se encuentran dispersos sobre unos 100 Ha, distinguiendose varios conjuntos arquitectónicos. El primero, el más monumental hoy en día, lo constituye el antiguo “Mercado de Cosapa”, tal como lo identifica el grabado sobre el dintel de su fachada principal. Se trata de un complejo vasto con grandes recintos de piedra, cal y barro, en torno a un patio de casi media hectárea, asemejándose a un “super”-mercado del siglo XIX, donde, según la memoria popular, se almacenaban y negociaban abarrotes e insumos de todo tipo, entre el Pacifico y el Altiplano. Al frente, en medio del bofedal, se encuentran los vestigios de una planta de fundición donde dicen que se procesaba minerales de la sierra de Turco y se acuñaba de forma clandestina. Unos 500 metros más allá, se encuentran, al lado del camino, dos pequeños conjuntos de recintos de piedra. A primer vista, el ojo del arqueólogo podría notar la semejanza de la forma de sus recintos largos, distribuidos en torno a un patio, con las canchas incaicas. Sin embargo, los dos sondeos qué realizamos en ellos solo evidenciaron los decires de la memoria local, acerca de su función de almacén de carbón y lana.

La inspección detallada del sitio evidenció que el asentamiento incaico se localizaba, en realidad, encima del bofedal y al pie del cerro. Si bien no queda ningún muro incaico en pie, la densidad de fragmentos de distintos estilos incaicos, en el lugar, evidencia que los restos de aterrazamientos podrían pertenecer a los antiguos recintos de un algún asentamiento imperial. Éste se encontraba al pie del cerro, llamado cerro Jitiri en algunos mapas antiguos. Hoy en día, este pequeño cerro al frente del volcán Sajama, es potente. De hecho, está revestido de varias coronas de muros y su cumbre está plasmada de fragmentos de platos rojos rotos, muchos de ellos con figuras pintadas en negro encima: llamas, estrellas, líneas onduladas… Todo un pucara.

Un bofedal, un cerro sagrado, un tambo incaico, una planta de fundición, junto con uno de los primeros supermercados del Altiplano (¡aun no son muchos!): Changamoqo es un lugar con una historia tremenda. Por lo mismo, ésta requiere seguir investigada para explicar como una montaña sagrada se convirtió, tras los pasos de los incas y las mulas de la Ruta de la Plata, en una planta industrial y lugar de mercado a 4000 msnm, al pie de los volcanes del Altiplano de Carangas.

El otro sitio que investigamos en 2019 se llama Tamboqollo. Es mucho más pequeño: solo tiene algunos recintos de piedra, uno de ellos de gran tamaño. El sitio también está en la cuenca del Lauca, aunque del otro lado de la línea que coloca Bolivia y Chile de ambos lados. Se encuentra a unos pasos de la estancia de doña C., al lado de un bofedal, pequeño pero poblado por familias de vicuñas que gozan en él de la paz del parque nacional. El sitio no solo llama la atención por su nombre, sino tambien por un recinto largo de piedra, asemejándose, por su tamaño y proporciones, a una kallanka. A diferencia de Changamoqo, aqui los sondeos arqueológicos confirmaron, esta vez, nuetra hipótesis de ocupacion pre-republicana. En estos sondeos encontarmos una significativa cantidad de cerámica prehispánica, con algunos fragmentos incaicos. Pero la mayor proporción del material exhumado resultó ser evidencias de la época colonial: botijas y mayólicas, junto a una docena de clavos y pedazos de herradura. Desde luego, no cabe duda de que el sitio heredó su nombre de su antigua función de tambo, la cual remonta a la época prehispánica y perduró durante la época colonial. Tamboqollo era la etapa entre la cuesta de Copataya y el lago Chungara. Los análisis de restos de fauna y de las muestras de suelo, en curso, nos dirán más sobre las actividades realizadas en esta pequeña estación de la Ruta de la Plata heredada del sistema vial imperial incaico…

Instagram ArchéoMonde

Le Ministère de l’Europe et des Affaires Etrangères (MEAE, France), que financia nuestras investigaciones de terreno, acaba de publicar tres imágenes emblemáticas de nuestro proyecto, en su página Instagram Archéomonde.

Dicha página constituye una hermosa vitrina de cooperaciones internacionales para la investigación y puesta en valor de una gran diversidad de patrimonios arqueológicos, en los cinco continentes.

Para conocer las actividades del MEAE en materia de arqueología, le invitamos a visualizar el video siguiente.